jueves, 27 de enero de 2011

¿Cómo me veo?

Expresión oral:

El día de la presentación me puse muy nerviosa, eso no ha cambiado. Lo que verdaderamente ha cambiado ha sido que he podido controlarlo más ( no me ha temblado la voz, creo que no me he quedado atascada en ninguna palabra, he conseguido hablar más tiempo que en la presentación y hasta he podido sentir algo de comodidad a la hora de hablar delante de mis compañeros).
Antes de salir a hacer el monólogo me puse muy nerviosa pero al salir me tranquilice mucho y a medida que hablaba lo hacia cada vez más tranquila.
Intente corregir mis errores (mirar a todo el mundo, moverme con naturalidad, la expresión de la cara no tenerla tan tensa, etc.) pero a decir verdad me pongo tan nerviosa que cuando acabo no me acuerdo si lo he hecho bien o no.
A partir de ahora cada vez que tenga que exponer delante de gente seguiré intentando corregir esas pequeñas cosas y sobre todo los nervios.

Expresión escrita:

Mi mayor problema en la expresión escrita es que no escribo textos muy largos y encima creo que tampoco los escribo con mucho orden, pero intentare ir cambiándolo poco a poco. Creo que con los textos que hemos hecho en clase he mejorado algo pero todavía me queda mucho por hacer.
En mi opinión, en la expresión escrita es en lo que más me cuesta mejorar pero creo que en lo que he notado más mejoría son los signos de puntuación.

Comprensión escrita:

En la comprensión escrita, los nervios también me hacen jugar una mala pasada, no tanto como en la expresión oral pero por ejemplo al hacer el ejercicio de lectura eficaz, intento leer más rápido de lo que debería y hay cosas que tengo que leerlas dos veces. En esta habilidad de comunicación no tengo mucho problema porque leo mucho desde muy pequeña, pero aun así, si me cronometran en cuanto leo no se porque intento leerlo más rápido.

Comprensión oral:


En este creo que tampoco tengo mucho problema, lo que sí he notado con las clases de Irune, es que ahora me fijo en la expresión corporal de las personas que tienen que exponer. Ahora me parece más importante que el que exponga te mire, se ayude con gestos, etc ya que puedes hacerlo más ameno y el que escucha no se aburre tan fácilmente.
Por mi parte, como oyente, también tengo que tener en cuenta mi postura corporal, e incluso mis gestos porque así el que esta exponiendo siente que le escuchas. Tiene que haber una retroalimentación por las dos partes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada